Inicio de sesión
Eco Sitio
Quién está en línea
Actualmente hay 0 usuarios y 19 invitados en línea.
Proximos Eventos
  • No hay próximos eventos disponibles

Los límites de la razón contra la racionalidad de los límites

Version ImprimibleEnviar a un amigoPdf

Últimamente, a los ‘cortes’ de energía eléctrica y de agua potable, al racionamiento y a los cortes ‘selectivos’ del gas de red y envasado, la/os argentina/os hemos sumado otro capítulo de una historia de despojo: la falta de combustibles líquidos para el transporte privado y público. Largas colas de autos y motocicletas pueden verse en las principales ciudades del país; construyen un paisaje urbano novedoso que presagia y sintetiza los dilemas que se ciernen sobre nuestra sociedad en particular, y sobre nuestro ‘modo de vida’ moderno-colonial occidentalocéntrico, en general.
La falta de combustible fósil, en sus diferentes formas, hace parte de la saga trágica del extractivismo neocolonial que en nuestros días asola al país (y a la región). En el caso argentino, es el final anunciado de una historia de saqueo obsceno que empezó con la privatización de YPF y la política de vaciamiento de las reservas nacionales de hidrocarburos que operó y usufructuó Repsol en los ’90, exportando crudo hasta secar los pozos y construyendo gasoductos a Chile para proveer de gas barato a las grandes mineras canadienses que explotan el cobre de ese país, como si la Argentina fuera una ‘gran potencia’ petrolera y gasífera. Tras la crisis de 2001 y pese a la retórica ‘progresista’ y ‘nacional y popular’ del kirchnerismo, las viejas formas de entrega de los ’90 se continuaron, extendiendo anticipadamente y por largos períodos de tiempo las concesiones de explotación bajo las mismas condiciones del menemismo; se siguió permitiendo la exportación de crudo y de gas y se les dio a las petroleras la ‘licencia’ de no ingresar al país la totalidad de las divisas obtenidas por sus ventas al exterior. Pero fundamentalmente, el kirchnerismo subsidió a los grandes capitales extractivistas uno de sus insumos más onerosos, la energía; apoyó con gasoil subsidiado la expansión de la frontera sojera; construyó centrales térmicas altamente contaminantes para abastecer a las ‘armadurías’ de la industria automotriz transnacional radicada en el país, y más aún, les aseguró el aprovisionamiento de energía barata a los grandes capitales mineros que expandían su saña extractivista en las provincias cordilleranas. Un solo ejemplo basta para dimensionar la magnitud del saqueo energético que implica la minería a gran escala: Minera Alumbrera, primer megaemprendimiento radicado en el país, consume según sus declaraciones, más de 850.000 MW/h y más de 65 millones de litros gasoil anuales, en una provincia cuyo consumo total de electricidad es de alrededor de 470.000 MW/h anuales y cuyo parque automotor demanda 45 millones de litros de combustible al año. Un solo emprendimiento consume más energía que toda una provincia de más de 360.000 habitantes. Por si esto fuera poco, las tarifas eléctricas y el combustible para las mineras es ‘libre de impuestos’, por lo que en términos reales, lo pagan casi al 50 % de lo que le cuesta a cada ‘ciudadano común’.
Con este tipo de políticas, llegamos hoy al patético pero revelador escenario del presente: el oficialismo anuncia de modo exitista que la industria automotriz batió un nuevo ´record y que en el primer semestre del año en curso se vendieron 400.000 autos 0 km en el país; sin embargo, no hay combustible para ‘hacer andar’ esos autos. El país se ha quedado sin reservas suficientes de petróleo para abastecer su demanda interna y se ve imperiosamente confrontado a un escenario de dependencia energética, en un contexto mundial signado por la crisis del agotamiento del crudo y la intensificación de las disputas por la apropiación energética.
Pero, más allá de la patética condición colonial que signa nuestro escenario nacional y regional, el actual colapso energético que vive el país puede ser un importante disparador para reflexionar, no ya sobre los misterios que envuelven y producen la larga sobrevivencia histórica del colonialismo y su dimensión más crítica –el imperialismo ecológico-, sino que, más en el fondo, invita a reflexionar sobre la increíble irracionalidad manifiesta sobre la que se apoya el ‘estilo de vida’ moderno-occidental, incluidos sus grandes aparatos generadores, esto es, el capital, la ciencia y el estado modernos.
Esas largas colas de autos esperando horas por un poco de combustible disparan la pregunta ecológico-política crucial: ¿Cuánta energía ‘necesitamos’ para ‘vivir’? Mejor dicho, ¿cuánta energía ‘demanda’ nuestro actual ‘estilo de vida’? Qué tipos de energía usamos? De dónde proviene, cuánta hay disponible, cuánto, cómo y para qué la consumimos? Y probablemente la pregunta más incómoda pero políticamente relevante: ¿cómo se reparte la energía socialmente disponible entre distintos grupos y sectores sociales (clases, pueblos, países)? Quiénes y cómo se fijan los criterios y los mecanismos a través de los cuales se distribuye geográfica y socialmente? Son esos criterios y mecanismos ‘eficientes’, ‘justos’, ‘equitativos’, ‘económicos’?
Ciertamente, la cuestión de la energía es algo decisivo e imprescindible para toda forma de vida en general, incluidos los seres humanos. Pero, a diferencia de los restantes seres de la naturaleza, que tienen formas preestablecidas de aprovisionamiento energético, los seres humanos dependemos de sistemas energéticos políticamente creados, es decir, se trata de modos de aprovisionamiento energético mediados por nuestras concepciones culturales, creencias, gustos, por las formas sociales de trabajo y organización de la producción, y –decisivamente- por el sistema de relaciones de poder que estructura la vida colectiva de los agrupamientos humanos (también políticamente definidos). Entre otras cosas, ese sistema de relaciones de poder determina qué tipos de energía usamos, cómo las extraemos, cuánta energía ‘le toca’ a cada uno, etc. Como con el agua y el alimento (dos formas fundamentales de energía), decidir sobre la ecuación energética de una sociedad es un efecto y un medio de poder; a mi juicio, el más decisivo de todos.
Lo que llamamos ‘economía’ (el sistema material y simbólico de producción tanto de nuestras necesidades, como de las formas y los medios para satisfacerlas), es un campo de poder crucial, porque todas las decisiones ‘económicas’ son, en definitiva, modos de decidir sobre el uso y la distribución energética. Sin embargo, en nuestra forma ‘predominante’ de conocimiento, rara vez asociamos la economía con la energía; más bien la tenemos como el área de conocimiento ligado al ‘dinero’. Y es que, también el conocimiento (como la ignorancia) se produce políticamente (es decir, social e históricamente); es lo que, en definitiva, está en el subsuelo de nuestras formas de percibir, concebir y vivir/habitar-el-mundo…
Si lo viéramos en esa perspectiva epistémica, quizás podríamos ‘caer en la cuenta’ que la ‘economía que hemos creado (desde hace apenas unos 500 años atrás) es una economía que se ha desentendido de la energía como cuestión vital. Es una economía cuya forma de ‘riqueza’ (el dinero) no tiene prácticamente nada que ver con el ‘uso adecuado de los flujos energéticos’ sobre los que se sostiene la vida. Hemos aprendido a ‘vivir’ pensando que la economía consiste en ganar dinero; algo es ‘viable’ (y ahora, ‘sustentable’) si al final (de un ejercicio financiero) el ‘emprendimiento’ da más dinero del que hemos ‘invertido’ en montarlo; si no, ‘no es negocio’. No estamos acostumbrados a pensar, en cambio, un emprendimiento económico en términos de cuánta energía demanda, si la extraemos de flujos o del stock energético de la naturaleza, y para cuánto tiempo ‘tenemos’ esa energía que necesitamos…
Al desentenderse completamente de esto, la ‘ciencia económica’ moderna ha creado una gran maquinaria de producción de ‘riqueza’ cuyo funcionamiento demanda y requiere de un constante y creciente uso destructivo de energía. Sobre todo a partir de la ‘revolución industrial’, hemos ido abandonando el aprovechamiento de los flujos energéticos y hemos empezado a ‘gastar’ crecientemente los stocks de energía disponibles en la naturaleza (y creados en tiempos geológicos).
Centrada en el dinero, la economía moderna no le ha prestado demasiada atención a esto. Ha ideado así un sistema en continuo ‘crecimiento’. Para economistas y políticos ‘bienestar económico’ es sinónimo de ‘crecimiento’: expansión del consumo, de la inversión, de los ‘puestos de trabajo’… Una ‘economía sana’ es aquella en la que la gente tiene cada vez más ‘plata’, más artefactos, más ‘servicios’… Pero el tema es que más ‘producción’ es inevitablemente más extracción de energía; más extracción de materiales y más producción de desechos (encima, muchos de ellos altamente tóxicos para la salud de los ecosistemas, incluidos los humanos). Se trata de una ‘economía’ en la que incluso la contaminación, la enfermedad o la muerte, puede ser una ‘buena noticia’, basta que creemos modos ‘rentables’ de ‘descontaminar’, de ‘curar’ y de ‘prestar servicios fúnebres’ …
Todo estaría bien, excepto por un ‘pequeño detalle’: el dinero, en su materialidad física, no calma la sed, no alimenta, y sería un medio muy ‘ineficaz’ de vestimenta… Por cierto, por más que le ‘pongamos’ billetes al ‘tanque’, no hay moto ni auto que arranque… Pese a la deslumbrante genialidad de la condición humana, no podemos ‘crear’ energía; apenas la ‘tomamos prestado’ de la Tierra (eso que ‘culturas inferiores del pasado’ llamaron ‘Madre-Diosa’). De modo tal que nuestra ‘cultura superior’, moderna, ultratecnologizada y del confort sofisticado, se basa en una racionalidad que vive creyendo en el crecimiento infinito dentro de un mundo con taxativos límites geofísicobiológicos… Como dijo Kennet Boulding, eso sólo puede ser cosa de locos, o de economistas….
La gran cuestión ecológica-política de nuestro tiempo es que vivimos en un mundo cuyo sistema de ‘producción de riqueza’ se basa en el uso destructivo de energía. Crece y se expande a costa del consumo de la Vida, en sus fuentes, en sus flujos y en sus formas. Esto es lo crucial. No se trata de ‘imagen corporativa’; tampoco de un ‘slogan’ para las elecciones; tampoco se ‘resuelve’ con ‘eco-campañas’ del tipo, ‘vamos al súper con nuestra bolsa’ o ‘clasifiquemos la basura’…
Pensar así la cuestión ecológica, claro, nos lleva a la incómoda situación de tener que recrear radicalmente nuestra actual forma de vida… Para la gran mayoría (todavía), esto suena como algo ‘descabellado’; cosa de ‘loquitos’ que ‘quieren volver al pasado’… Es más cómodo pensar que nunca tendremos límites. En nuestra (corta) vida personal, vivimos ‘sin pensar’ en la muerte, porque de otro modo, la idea de la muerte nos paralizaría. Pero, eso que resulta un práctico dispositivo vital en términos de ‘individuos’, puede llegar a ser fatal si lo planteamos en términos de especie… Si queremos sobrevivir como especie (y la ecología refiere al saber sobre la vida como especie, es decir, como comunidad) tendríamos que re-pensar la cuestión de los límites… Por ahora, es sólo ‘cosa de locos’.
Como los ‘economistas’, los ‘ecologistas’ estamos también locos, pero al revés: no creemos en la ‘inversión’; pensamos en los límites; no creemos en el ‘individuo’, sentimos como comunidad… No creemos que se trate de ‘volver al pasado’, sino, más bien, de recuperar el futuro… Si no somos capaces de cambiar, ojalá estemos equivocados.

 

 

Horacio Machado Aráoz
Docente de la Universidad Nacional de Catamarca
Investigador del CONICET

.

Encuentranos

Eco Sitio

Mantengase informado de nuestras ultimas noticias!

Distribuir contenido
Buscar