¡Necesitamos nuestras tierras, no palma aceitera!

El presidente de las Filipinas Rodrigo Duterte ha identificado la palma aceitera como una industria clave que según él podría impulsar la economía del país. Palawan y Mindanao serían las nuevas fronteras para la expansión de la palma. En especial Palawan es conocida por sus bosques tupidos y su rica biodiversidad y ha sido declarada Reseva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad en los años 90.
El tipo de expansión de la palma aceitera propuesto por la administración de Duterte tendrá graves consecuencias no sólo sobre la economía de subsistencia que llevan los pueblos indígenas, sino sobre el medio ambiente de todo el país y las vidas de las futuras generaciones. Palawan ha sido testigo de un empobrecimiento creciente de la población y el deterioro progresivo de las selvas y los recursos naturales por las plantaciones de palma ya establecidas.
Mientras preparamos este mensaje, la presión de las grandes empresas que controlan los agronegocios se incrementa a un ritmo alarmante y nuestra organización contraparte Coalition against Land Grabing se están apurando para contrarrestar la presión y responder al llamado de socorro de las comunidades locales impactadas por las plantaciones de palma.

Actuá Ya
Encuentranos

Eco Sitio

Mantengase informado de nuestras ultimas noticias!

Distribuir contenido
Buscar